Imprimir
Imprimir

Una copa para cada vino, ¿cuál elijo?


Hoy formulamos la pregunta del millón, que será de gran utilidad si, entre tus planes, está organizar una comida o cena donde no falten las botellas de vino.
 
¿Existe una copa para cada vino? Seguramente hayas contestado que sí, pues de todos es sabido que el recipiente aporta también un valor añadido. Pero... ahí va la segunda ¿Qué copa he de elegir para cada tipo de vino? Aquí esta la cuestión y la clave para que el vino que elijas guste más si cabe a tus invitados.  
 
Pues aquí van unos consejos para que tu velada sea todo un éxito. Empezamos por las más pequeñas:
Un vino jerez se toma en una copa de oporto, esta es más pequeña que las que se destina al vino blanco. Para vinos blancos se utiliza una copa más grande que la anterior y con cierto abombamiento, mientras que las más amplias las dejaremos para los tintos jóvenes. 
 
Además de estas, existen copas más grandes para que el vino se airee, que permiten apreciar la sensación olfativa que desprende. Estas son las copas de Borgoña y de Burdeos.